miércoles, 17 de septiembre de 2014

Times are changin'


gente curiosa
      Que decía el bueno de Dylan. Porque ya todo este mogollón vino en tiempos convulsos. Que digo yo son los mejores para según qué cosas. Vino, además, cuando tocaba; ni antes ni después, justo cuando tocaba. En realidad fue tan fácil como llegar una gran ilustradora (Irati) y decirme “eh, conozco una gente muy maja que montan unas cosillas que seguro te interesan”.

      Y era verdad. Lo de la gente maja. Y lo de las cosillas interesantes. Y uso la palabra “cosillas”, pero no creo que haga justicia a la verdadera dimensión de lo que podían hacer unos cuantos estudiantes ya al final de sus carreras, metidos hasta el cuello en los mentados “tiempos convulsos”. Y quisiera o no, aquello estaba destinado a ocupar un espacio, unas pretensiones que yo nunca pude ver colmadas en la universidad de diseño. Así es. En una metáfora simplona, diría que yo miraba todo con lupa, a una escala pequeña, fijándome en detalles. Entonces llegaron personas en decirme, “oye, da unos pasos atrás” Y claro, hay que ver lo mucho que cambia la perspectiva. Ahí estaba el valor, que por colectivo era aún más mágico, de un grupo de individuos sumando esfuerzos de forma desinteresada. Porque sí.  Porque era hermoso hacerlo y la tecnología lo hacía posible. 

      Pero el contexto manda sobre la mayoría de variables. Y el contexto de las personas implicadas cambiaba. Y la propia naturaleza de Arkitiriteros, no digamos anárquica, pero sí de un dinamismo difícilmente controlable, marcaba las pautas de lo que vendría.  Creo firmemente en la idea de que todo esto es algo que pudo ser durante estos años, y sólo durante estos años. Y todos los que hemos estado metidos van a conservar recuerdos imborrables. Reproducirlos ahora, enumerarlos torpemente sería inútil. Pero están las fotos. Algunas de las que hice. Algo casi tan burdo como lo otro, pero qué se le va a hacer, a los que nos gusta la fotografía a menudo tiramos de obviedad y redundancia.


      Vendrán personas nuevas. Nuevos encuentros. Nuevas acciones. Incluso, es posible, un nuevo colectivo de gente “sana” (qué poco me gusta el adjetivo). Nuevo digo. No mejor. Porque Arkitiriteros era lo mejor que pudo pasar, cuando tocó que pasara. Suerte la mía, toparme con ellos.




Fotografías: Pablo Pérez Monforte

A partir de ahora podéis encontrarme por aquí:
TW: @rustedbox 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

ÚLTIMAS ENTRADAS